martes, 24 de enero de 2017

Vendas

Tanto tiempo sin saber de ti y de repente un mensaje me devuelve la sonrisa.
Todo lo pasado se borró y te acogí con los brazos abiertos.
Días después me doy cuenta que tengo que ser yo la que empieze la conversación, por ti solo no haces nada; si por mí fuera estaría hablando contigo todo el día (como hacíamos hace tanto tiempo...)
Me haré la fuerte y veré si de verdad te importo algo en el fondo, solo te hablaré si tu me dices algo.
Ya veremos a ver, me importas un montón pero creo que no es recíproco (me gustaría saberlo).

Ahora a hacerse de hielo.